sábado, 12 de diciembre de 2015

Realidad



    

No sólo no podemos hacer nada para que nos quieran, sino que tampoco podemos hacer nada para dejar de querer. No hablo de estar enamorado cuando hablo de amor, ni de sexo cuando hablo de amor, o de emociones que sólo existen en los libros, no hablo de placeres reservados para los exquisitos. No hablo de grandes cosas. 




    Hablo de una emoción capaz de ser vivida por cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario