domingo, 7 de diciembre de 2014

Es quien soy








Muchos me preguntan quién soy y como es que de repente soy escritora. No fue tan de repente… Siempre fui muy reservada y hablaba poco de la pasión que desata en mí el escribir. 

Crecí en un mundo de fantasía, un mundo diferente, pero siempre, pisando fuerte sobre la tierra. Me enseñaron los verdaderos valores de la vida, la amistad, el respeto, la comprensión, el perdón y ante todo y sobre todo, el amor incondicional y sin condiciones. Soy amiga de mis amigos, siempre me mostré como soy, llevándome muchos disgustos con falsos amig@s, pero también deleitándome con los verdaderos amig@s.

Siempre confiada aunque me cueste un poco y no lo parece, soy extremadamente tímida, con el único deseo de que la gente que me rodea, sea feliz. Siempre estoy ahí cuando me necesitan,
sin importarme tan siquiera si mis problemas se han resuelto o no.


Quizás fue eso, lo que me hizo sentirme siempre alguien diferente, incomprendida,
indiferente al mundo. Simplemente distinta.

¿Cómo te comunicas con el mundo? Ansiaba hacerlo, pero no sabía cómo. 

Cuando veo sonreír a los demás, mi alma se embriagaba y siento una paz inmensa, deseo que esa sonrisa jamás desaparezca, que siempre estuviera ahí.

Una tarde hace ya unos años, mientras paseaba por el parque, mi mente se dejó llevar por años vividos. Momentos recientes y otros no tanto, pero que jamás se perderán en el olvido. Momentos duros, momentos maravillosos y otros, que quisiera borrar de mi memoria.

Las lágrimas comenzaron a manar de mis ojos, el llanto se acentuó, y la soledad,
se podía ver reflejada claramente en mi mirada. Por mucha gente a mi alrededor, eso no significa que te sientas arropada y reflexionaba sobre eso mientras el viento acariciaba y secaba mis lágrimas. 

Quería dejar de hacerlo, dejar de preguntarme una y otra vez, por qué teniendo tantas personas a mi alrededor, tantos supuestos amigos y tanto aparente cariño, podía sentirme tan sola y vacía.

Siempre creí que el mundo que me rodeaba, daba por hecho que tal como me mostraba, era feliz, y jamás me alejaría de ellos.


Siempre, siempre, siempre.


Pero las cosas, no resultaron así. Ya no me dejaré pisotear. 


Mi alma necesitaba volar, respirar profundamente y alejarme completamente de todo y todos.
Necesitaba que se olvidaran de mí y me permitieran trasmitir todo lo que mi mente se guardaba por décadas. 


Un día no muy lejano, caminé sin rumbo ni dirección, tal vez, a encontrarme con ese mundo tan deseado. Ese que siempre me hizo sentirme libre y con esperanzas. Ese sueño que me acariciaba dulcemente con su brisa y en cierto modo, me hacía sentirme comprendida, protegida, arropada.

Ese día me dejé llevar, me sumergí lentamente en sus aguas y descubrí por fin, el verdadero valor de mi vida… Viéndose cumplido mí sueño más anhelado. 

La barrera del idioma no fue un impedimento, luché por aprender y lo sigo haciendo hoy en día. 

¿Por qué soy escritora? Sencillamente, es porqué amó poder compartir mi imaginación, el mundo y la fantasía en la convivo. Ser despertada a las dos de la mañana por Axel un personaje de lo más molesto (risas) y escucharle susurrarme que le escriba su historia no tiene precio. Oh la dulce e incansable espera de Anderson (Promesas rotas) que me mira con esos ojos optimistas porque sabe que pronto será su turno… 

Soy inmensamente feliz así tal cual vivo, tengo a un hombre maravilloso a mi lado que comparte mi fantasía, que sabe que le amó con locura y que gracias a él puedo seguir adelante con lo que más me gusta hacer. 

¿No es eso precioso? 



Esa es quien soy, Chris Axcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario