lunes, 17 de diciembre de 2012

Sentir Eterno



¿Y pensabas que ibas a librarte?...

En esta guerra no hay más bandera que la blanca, rendido estandarte al clamor de la piel y el alma, que dirigen y cuadran filas para la más codiciada batalla, en la que sentirse, encontrarse, deambular libre por los tan camuflados caminos que ya el enemigo hizo lo imposible para que pasaran desapercibidos, y que hoy, ante la luz cegadora de nuestros pletóricos corazones que manan libertad desde todos y cada uno de sus latidos, ha despejado lacras y oscuridades, dejando así nítido y cristalino cual gota de rocío, ese camino divino, que nos hace no sólo ser, sino, sentirnos, vivos.

Así que tú, eres llamado a filas…sí, tú…
Coge el extremo de esa cuerda que te arrastre tras las fronteras y sus confines, siente como de pronto el mundo de ahí fuera ya no te encuentra, ya no lo encuentras…pues todo tú yaces ahora sumido lejos del raciocinio, de llantos, ruidos…solo escuchas mi susurro, mis labios reptando por tu cuello hasta tu oído…

Déjate, ríndete…
He de confiscar tu arma…
Tu corazón golpea tu pecho,
aquel que estuvo en las tinieblas
Mi mano aprieta tu garganta,
apenas tienes aliento…
Sientes como llega,
como te desborda por dentro…

La tentación no vive arriba, vive en ti, y aun cubierta por un tupido velo…está dentro

 Y entra en mí…pero lento…
Deja mi mano recorrer lento
cada trocito de tu cuerpo
Deja que mis labios desciendan
de tu pecho…
y mi boca aprisione tu vientre
descendiendo…
atrapando entre mis dientes
mientras me deseas…
me tienes…ya me tienes…

Y subirás en ese vehículo que te llevará a tus más íntimos anhelos y secretos de tu sentir etéreo…aquel por el que viajar sin más equipaje que tu alma y tu cuerpo, sin más paisaje que el mundo de tus sueños, aquel que te deslizará por la carretera del cielo y el infierno, donde volaras y arderás paralizando el tiempo…
Sube…yo te llevo…

Mi espalda será sustento de tus manos,
tus dedos…macerando mi pelo
Mis pechos firmes péndulos
donde estrechar tu deseo…

Y entrarás en mi oscuridad
mientras el viento devora mi aliento,
tu aliento…que ruge, tiembla
Ya no hay tiempo…
Es instante, es momento

Sentir eterno

No hay comentarios:

Publicar un comentario